NEURÓNIKA

NEURÓNIKA
¿Cómo escapar de la corriente continua de los Pixies? Los Pixies son crueles y elegantes. Emiliante dice que eso es puro pop con daño y Remo asiente.
Loading...

vendredi 1 janvier 2016

La última poesía del llano en llamas / Andrés García Cerdán

La última poesía del llano en llamas
Andrés García Cerdán


Una onda expansiva recorre nuestra poesía. No debería ser noticia, pero lo es. Se podría hablar de un estallido generacional, transmitido de mayores a menores, libro a libro, boca a boca. La poesía albaceteña es en la actualidad una de las poesías más poderosas del ámbito hispánico. No exagero. Y, sin embargo, echando un vistazo a lo ocurrido estos últimos años, se aprecia una profunda descompensación entre la excelencia de los creadores y las repercusiones que alcanza esta voz poética fulminante, alzada desde provincias. Lejos de los centros de poder mediático y cultural, lejos de todo, se ha ido abriendo paso con brillantez una poesía abundante, profunda, increíble. Recordaré que son albaceteños tres de los últimos Premios Adonáis o que, muy recientemente, poetas de aquí han recibido los premios Ojo Crítico, Jaime Gil de Biedma, Alegría, Alarcos, Barcarola, Ciudad de Jaén, Hermanos Argensola, Fray Luis de León, Antonio Machado en Baeza, Gerardo Diego, Ciudad de Almuñécar, Joven de RNE, Antonio Gala, Ciudad de Pamplona, Arcipreste de Hita, Antonio Oliver Belmás, Antonio Machado del Tren, Manuel Alcántara o  Juan Ramón Jiménez, por decir solo algunos. Paralelamente, se han sucedido las publicaciones en las mejores editoriales de poesía del país: Adonáis, Pre-Textos, Visor, DVD, Renacimiento, Hiperión, Valparaíso, Vitruvio, Isla de Siltolá, La Bella Varsovia. Parecería imposible la invisibilidad. Y, sin embargo, estos poetas siguen ausentes de las antologías y de los medios. También de las antologías de nuestra tierra, de nuestros programas culturales y de nuestros medios de comunicación.
Los libros que han merecido estos reconocimientos están a la altura del prestigio que los premios implican. Contra viento y marea, desde un anonimato fervoroso, los poetas han hecho un trabajo de una lucidez absoluta. Sin temor a equivocarse, se podría hablar de una “Generación de fuego” o de “Poetas del llano en llamas”. La veta poética que los aúna oscila entre la contemplación de la naturaleza, la poesía del conocimiento, la cultura urbana y la crítica social, siempre desde una elocuente depuración del lenguaje y una especial flexibilidad de las formas poéticas.
Herederos de esa amplia tradición nuestra que va de Garcilaso a Ángel Crespo o Antonio Martínez Sarrión, nuestros poetas de hoy son muchos y muy especiales en su esplendor. Exquisitos en su cuidado de la música y la inteligencia y en su atención a la realidad contemporánea, es difícil pensar que su labor pase desapercibida. Apuntaré solo los nombres de algunos poetas imprescindibles y solo los títulos de algunos de sus últimos libros: Arturo Tendero (Alguien queda, Renacimiento, 2013), León Molina (Mapa de ningún sitio, Isla de Siltolá, 2015), Javier Lorenzo (Territorio frontera, Visor, 2012; Manual para resistentes, Valparaíso, 2014), Luis Martínez-Falero (Fundido en blanco, 2011, Fundación JRJ), Rubén Martín Díaz (El mirador de piedra, Visor, 2012; Arquitectura o sueño, Isla de Siltolá, 2015), Antonio Rodríguez (Los signos del derrumbe, Hiperión, 2014; Insomnio, Fractal, 2013/Origami, 2015), Constantino Molina (Las ramas del azar, Adonáis, 2015), Julián Cañizares (La lealtadmantenimiento, Isla de Siltolá, 2015), María Moreno (Antropología del asco, Vitruvio, 2011), Francisca Gata (Despiece de la infancia, Vitruvio, 2014), Lucía Plaza (Lonely Planet, Fractal, 2015), Mercedes Díaz Villarías (This is your home now, 2011, autoed.), David Sarrión (Breve teoría del desastre, Huerga&Fierro, 2015), Matías M. Clemente (Dreno, La Bella Varsovia, 2015), el jovencísimo Javier Temprado (Los vértices del tiempo, Isla de Siltolá, 2015). No son los únicos. No son solo nombres, por supuesto. Permítanme sumarme, con toda modestia, a esta fête de la poesie. En 2015 ha aparecido La sangre en Valparaíso. Muy pronto saldrá Barbarie, en Adonáis.

Da la sensación de que se está perdiendo una oportunidad de oro para convertir nuestra tierra en un referente literario del más alto nivel y en un destino cultural de calidad. Fracasan los grandes proyectos millonarios que se olvidan de apostar por los jóvenes, por el talento, por la innovación. Sin duda, merecemos un Festival de Poesía a la altura de Cosmopoética o el Festival Internacional de Poesía de Granada. Los agentes culturales castellano-manchegos que deberían canalizar esta explosión creativa son prácticamente inexistentes. Los apoyos institucionales, nulos o, peor aún, insultantes.

Aucun commentaire: